Dos poemas

Insomne

Abejorros tus suspiros

en mi almohada.

T

e veo dormir ensabanado:

coraza de algodón,

calor de plumas arcoíris,

rrrrrrrrr, ppprrr, ppprrr,

vuelan abejorros en el cuarto,

rrrrrrrrr, ppprrr, ppprrr…

Vuelan abejorror.

Insomnio enmarañado.

T

endido,

te pierdes

en los pantanos de Orfeo.

Yo persigo a los bichitos,

rrrrrrrrr, ppprrr,

abejorros

escapan de tus labios

sobre mi piel

sobre la cama

arrullando la noche

y a tu paz ensabanada.

Canto ahogado

Tengo una amiga sin piernas con escamas espejo piel de agua.

Yo tampoco tengo piernas, tengo aletas con aspas en los muslos.

Nos gusta nadar en tierra de agua y en aire marino a mí y a mi amiga la nereida.

Una mañana una mujer se cruzó en nuestro paseo.

La señora alto arrecife con coral en su melena ahogaba gallinas en el río.

¡Sí!

La señora ahogaba gallinas de ojos rojos rasgados en el río estrellado manantial.

¡No!

La señora no nos veía,

 las aves moribundas aullaban ecos huecos en el agua,

testigos nosotros del martirio de las aves sin jaula.

¿Cómo gritan las gallinas? ¿Cómo gritan las gallinas el espasmo de la muerte?

Largas lumbres flamas amargas liturgias de cantos fúnebres escondidas en las gargantas ahorcadas de lagunas, de sal, de dolor en las aves aplastadas por los dedos de una señora ahogando bípedos dinosaurios de ojos carmesí. 

Las plumas azabache, canario amarillo de sangre se cubrían,  y el agua en que nadábamos en torrentes de sangre se transformó.

La mujer ahogaba gallinas en el río.

La mujer ahogaba gallinas en el río.

La mujer ahogaba gallinas en el río, ayer en la noche que paseaba con mi amiga sirena.


Luis Olaf del Lago. Estudió la carrera de Letras Modernas Francesas en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM, donde también cursó una maestría en la misma especialidad. Actualmente se desempeña como docente y cursa el Doctorado en Letras dentro de la institución antes mencionada. Es autor del libro de cuentos «Cal Viva» de editorial Mastodonte, y cuenta con algunas publicaciones de poesía. 

Editorial

Deja un comentario