Tres poemas

Estudio de suelo

Los cadáveres
enterrados bajo el hormigón
los traigo en la espalda
desde que me fui de la ciudad

vine al campo
y me siguieron todos
remordiendo mis ecos
apareciéndose arbolados

protestando
                      un
  sepulcro
                 digno

El día del sismo
el derrumbe de
mis muros
me hizo sorda

las manos de quienes
no tienen tierra
para huir de la gran hundida
me lamen frías

queriéndome
llevar adentro
a ver como se es
estar muerto
de veras

por eso me fui despacito
de un cuarto inhóspito a otro
donde se paga más caro
el asentamiento regular


El derecho a ser foránea

Se siente raro
el desarraigo
                                                                                                                                                               no es de aquí, señorita
                                                                                                                                                                                     de dónde?

me pregunta con boca seca
y yo me hincho
de algún orgullo añejo

                                                                                                                                                                                     de los altos
                                                                                                                                                                                     por los ojos

y me voy sonriendo
pero rota
porque la pregunta
ofende

porque no soy de aquí
y de donde era
ya me emancipé

mis papeles no coinciden con nada
es más, los he perdido
y en la interrogante
me siento culpable
y voy a confesarlo todo:

no, no soy de aquí
pero no me echen
ni me vean como extraña
que compartimos
la misma era partida

que si vuelvo a mi tierra
será para inhumar
los muertos que dejé morir
y también allá
me dirán extranjera.


Variación antigénica

Taquicardia repentina   
                                   [ y breve
tecleo en el buscador las primeras dos palabras
la barra me sugiere la última

Hasta en vilo quiero ver poesías
adivinanzas

Tengo los síntomas
de una enfermedad erradicada
Temo, aún así, que se estuviera escondiendo
para regresar a hacerme polvo
ahora que no sospecho

El virus se va haciendo dúctil
en la batalla por sobrevivir

deja de ser agresivo;
ya no mata para morirse

se tumba en el cuerpo
y lo deshace
dejándolo vivo en mitades

al final de todo
este cuerpo es su único
                                 posible
hospedero.


Valeria Colín. Estudió Comunicación en la Universidad Autónoma de Aguascalientes. Se ha desempeñado como actriz, fotógrafa y escritora en diversas esferas. Escribe para no olvidar. A veces funciona, a veces el recuerdo también es ficción.

Editorial

3 comentarios sobre “Tres poemas

Responder a David o freyre Cancelar respuesta