Versas y diversas. Muestra de poesía lésbica mexicana contemporánea 

Paulina Rojas y Odette Alonso

Versas y diversas. Muestra de poesía lésbica mexicana contemporánea

Universidad Autónoma de Aguascalientes

México, 2020

180 pp.

“Con la intención de visibilizar la poesía contemporánea de tema lésbico en México, el 21 de marzo de 2018, dentro de las celebraciones por el Día Mundial de la Poesía, convocamos a mexicanas y extranjeras residentes en México para integrar una reunión de poemas de tono lesboerótico, lesboamoroso y lesboafectivo.” Es así como nace este libro, dicen las responsables de esta muestra Paulina Rojas y Odette Alonso.

Algo muy valioso en Versas y diversas. Muestra de poesía lésbica mexicana contemporánea, es la serie de cuestionamientos que las coordinadoras plantean en la presentación y que tienen que ver sobre la literatura lésbica y sobre qué es lo que se tendría que esperar de ella o lo que creemos que debería ser, sobre todo porque no existe un referente como este, al menos en Latinoamérica. Por ello, que esta antología se vuelve un innegable referente contemporáneo de la literatura lésbica.

El libro comienza con un prólogo escrito por Paloma Mora, quien nos muestra un panorama general de su sentir al leer todos los poemas y hace alusión a este libro como un territorio sáfico de la poesía, que es habitado por 54 mujeres que nos comparten una diversidad de experiencias, luego cierra con una suerte de invitación que nos deja el camino libre para la lectura. 

Al ser un gran número de poetas reunidas en este libro, se decidió que el orden de acomodo sería alfabético y no una cuestión de trayectoria o jerarquía, punto desde donde se puede apreciar una horizontalidad literaria que va creando un equilibrio natural en la lectura y sobre todo, resulta en una curaduría azarosa que va formando la personalidad del material poético.

Las relaciones construidas con otras mujeres es un punto en común que comparten todas las autoras, nos hablan de esos amores que sucedieron de forma inevitable y pasional donde los cuerpos se vuelven un sitio para explorar el deseo, el placer, la ternura y la intimidad en sus diferentes formas, esos cuerpos que desobedecen a la norma, a la heterosexualidad obligatoria que nos es impuesta desde la infancia y conforme vamos creciendo. Tal vez por eso en algunos de los poemas hay culpa o una necesidad de esconder aquel sentir de deseo hacia otra mujer, porque no es algo del todo bien visto, incluso en la actualidad. Pero esto se va diluyendo un poco a medida que van avanzando las páginas, pues nos vamos topando con los amores de la infancia, con el amor en silencio que una mujer le tiene a su amiga, pero no se lo confiesa. Comienzan a aparecer los cuerpos, las mujeres nombradas como diosas, como flores, como musas y a la vez como mortales capaces de provocar una fiesta en el corazón de la otra. 

Se hacen presentes las relaciones de parejas que ya llevan mucho tiempo juntas, pero también aquellas aventuras de una noche en la que una de las mujeres solo buscaba placer y no pretender compartir la vida con nadie, sino con muchas. 

La palabra lesbiana no es dicha sino hasta algunas páginas después del inicio y llega tan natural que solo es una reafirmación política en medio de las líneas, porque sabemos que quienes escriben son mujeres que aman o amaron a sus iguales, ya sea desde una amistad convertida en enamoramiento o una pasión desbordaba llevada a sus últimas consecuencias. 

En este libro hay un deseo constante de compartirse con la otra y encontrarse entre los pliegues de su piel, en sus brazos, besos y pensamientos, o al menos en el recuerdo. Hay momentos que nos convertimos en voyeur de cada una de las historias, o somos la chica que seduce o es seducida desde el otro lado de la ventana por una mujer desconocida. Cada poema significa conocer una historia de amor o desamor, un cúmulo de sentimientos que van cambiando, dependiendo cada etapa de la vida.

Tal vez la capacidad de amar a alguien sea directamente proporcional a la capacidad que tenemos para extrañarle y es por eso que alguno de los poemas de Versas y diversas, nos confiesan un deseo de desaparecer la distancia y que esta no sea una limitante para estar con la mujer que se halla a unas cuantas calles o unos miles de kilómetros. Leemos la infelicidad de no poder acceder al cuerpo que se ama, a la hora que se quiere y por eso estar lejos de la otra se vuelve un buen motivo para escribirle poesía y hablar de otras cosas, pero siempre regresando al deseo del encuentro pese a la imposibilidad de este. 

Esta antología es una lluvia, un paisaje de cuerpos y existencias diversas, una oda a los fluidos de en medio de las piernas que nacen de las mujeres que se aman o solo se desean.  Curiosamente es una especie de diario donde una termina comprometiéndose con las historias que van desde crónicas sexuales, hasta declaraciones de amor o memorias de mujeres que se convirtieron en inolvidables por una temporada. Son escritos que nos pasean por jardines, calles y habitaciones, un recorrido por espacios públicos y privados son los escenarios de este compendio. 

El trayecto de las páginas nos lleva por amores juveniles y otros más maduros, lo cierto es que nada es definitivo en este libro porque todo va cambiando hoja tras hoja, lo único que permanece es el amor que las mujeres le tienen a otras, un ejemplo es el poema 365 días de Jessica Korbman, donde menciona que ella no necesita un día especial para amar o celebrar a su compañera de vida, pues lo hace todos y cada uno de los días del año.

Es un hecho que amamos diferente en cada etapa de nuestras vidas y el conjunto de estos poemas es una muestra de ello, pues hay un diálogo intergeneracional entre mujeres que nacieron entre 1938 y 2002, lo que marca incluso la manera en que se escribe y lo que se percibe.  Hay cosas que han cambiado, pero definitivamente sigue habiendo una lesbofobia muy marcada en la sociedad, misma que se deja ver en los poemas de una manera velada o muy franca como el relato de aquella mujer a la que le negaron la adquisición de un departamento al enterarse que la mujer con la que viviría era su esposa, aquí un momento muy claro en donde la poesía también sirve para denunciar una problemática social necesaria de encarar y reflexionar.

En general Versas y diversas es una en una oda al amor entre mujeres y una manifestación de la existencia lesbiana de diferentes generaciones, reconociendo las dinámicas que se ejercen en las relaciones y un espacio al reconocimiento del placer femenino sin tapujos. Cada poema es un mundo distinto, ahí podemos admirar la diversidad de estilo y estética de cada una de las poetas. 

Quiero decir que Incluir a Rosamaría Roffiel y Reyna Barrera en esta antología, es un gran gesto de reconocimiento a la genealogía de la literatura lésbica mexicana, y que sin duda refleja la ética, memoria histórica y cuidado que tuvieron Paulina Rojas y Odette Alonso, quienes son coordinadoras de esta antología. 

Que una mujer se nombre lesbiana en este mundo donde la heterosexualidad es la norma, es un acto de rebeldía, pero que 54 mujeres se nombren lesbianas en una antología, es una verdadera belleza poética y sobre todo un acto de resistencia.  


Carol Cervantes. Bailarina, poeta y creadora escénica. Egresada de la Academia de la Danza Mexicana del Instituto Nacional de Bellas Artes en la Licenciatura de Danza Multidisciplinar. Cuenta con un diplomado en coreografía por el INBA. Formó parte de la segunda generación en la Clínica de Creación Escénica Contemporánea. Trabaja con y desde los afectos para realizar sus obras, mismas que se sitúan en el territorio de la danza, coreografía, teatro, performance y poesía. Ha sido acreedora al primer y segundo lugar en el concurso de baile a favor de la diversidad sexual. Es Fundadora del Departamento de Serenatas Poéticas. Ha compartido su trabajo como poeta en radio UNAM y actualmente participa activamente como slammer en torneos de poesía. Ha sido invitada para compartir su trabajo en plataformas de artes escénicas a nivel nacional e internacional. La escritura es fundamental en sus procesos creativos, actualmente es tallerista en su proyecto “Poesía y movimiento”, taller dirigido a mujeres que desean explorar la palabra como detonadora de movimiento.

loslibrosdelperro

Deja un comentario